domingo, 4 de diciembre de 2011

24 y 10

"Soy un cúmulo de errores y estoy orgulloso de ello. Van pasando los años y no aprendo, por suerte. Sigo mirando a la vida con los ojos de aquel niño que odiaba el membrillo y jugaba a ser locutor de radio con su radiocassete. La única percepción del paso del tiempo que me queda es la ausencia de las personas que no están (aunque nadie se va del todo). Me alegro de no saber lo que me espera, porque siempre me han gustado las sorpresas... Lo único que anhelo es ver tus ojos, tus manos, tu cara, sentir el calor que emana tu menudo cuerpo y ver como te caes y te levantas, a una distancia prudencial, claro, tus errores serán los tuyos y yo estaré allí para enjugar tus lágrimas. Aunque cada vez es más difícil tengo la certeza de que algún día correré una maratón, que algún día publicaré un libro, que cada día dormiré con la conciencia bien tranquila y que la gente que me quiere me seguirá queriendo a pesar de todo, a pesar de mi..."

1 comentario:

  1. Seguro que no son tantos errores, pareces un chico prudente.

    ResponderEliminar